¿Qué debes hacer si tu web no está convirtiendo?

APRENDIZAJE BASADO EN E-LEARNING

¿Qué debes hacer si tu web no está convirtiendo?

Share on facebook
Compártelo
Share on twitter
Twittealo
Share on whatsapp
Compártelo
Share on linkedin
Compártelo
Share on email
Envíalo

¿Qué debes hacer si tu web no está convirtiendo?

9 puntos a tomar en cuenta

Como agencia, en Manya hemos tenido la oportunidad de ver muchas —pero muchas— páginas web. Cuando es el motivo central de la visita de un cliente, por lo general, trae consigo el mismo problema:  las visitas no se convierten en ventas. Por más efectiva o costosa que sea, una campaña no puede hacer grandes cosas por convertir visitantes en clientes si dirige todos sus esfuerzos a una web que no está optimizada. ¿Qué hacer, entonces? Hay aspectos que resultan más evidentes que otros y te los detallamos aquí:

 1. Usa botones de call to action

Incluso cuando sí los tienes, los mismos quizá no están convenientemente vinculados con las otras secciones de tu web o con la compra o contacto.

 Si un visitante acaba de llegar a una parte específica de tu web, ¿qué debería indicar el botón de call to action para que no abandone tu página o vaya directamente a comprar? Pues información relevante o, al menos, relacionada al contenido que acaba de terminar de leer, en el primer caso; o un botón que resalte en forma, fondo y contenido, que le indique que está a un solo click de comprar lo que le ofreces.  

2. Cuida los microcopies

 Deben ser específicos y han de guiar al visitante en todas las secciones de tu web.  Microcopies útiles y concebidos para tus usuarios los ayudarán a entender para qué sirven los diferentes elementos de una interfaz y a encontrar su camino. Su buen uso implica grandes diferencias en el número de visitas y conversiones.

3.Muestra contenido dirigido a tu consumidor SIEMPRE

 Y en todas las secciones de tu web.

 Considerando a qué parte del público se dirige tu web (o interfaz específica de la misma) cada sección debe retener la atención del visitante. Por breve que sea el contenido —en un interfaz de agradecimiento, por ejemplo— debes brindar siempre contenido que tu consumidor está buscando.

 Y no solo exponer precios u ofertas. Quienes ya conocen la web de tu producto (o de productos similares) no terminarán por ser captados.

Si tu objetivo es crear conciencia puedes probar con infografías o tutoriales.

Si lo que buscas es llamar la atención, presenta una comparación entre productos, estudios que confirmen las bondades que predicas o unboxing de clientes o de microinfluencers.

Si te diriges al comprador, muestra el producto o da ofertas (con tiempo de expiración, si lo deseas).

Si quieres retener a personas que ya son tus clientes muestra nuevos usos de tu producto, historias de éxito o tu contenido en redes sociales. 

4. Usa testimonios

 Aún en el Perú no hemos sentido todo el peso de las webs dedicadas a recoger opiniones de los consumidores. Pero pasará y muy pronto. Ante ello, y mientras tanto, en Manya aconsejamos recoger esas opiniones: con las negativas mejoras tu producto y con las positivas puedes presentar testimonios que den evidencia de sus bondades.

 ¿Empiezas a tener buenos ratings en Google y Facebook? Muéstralos.

 Si tienes un testimonio sobre la facilidad y rapidez con que un cliente recibió su producto, ponlo en la página de envío.

 Si es uno sobre cómo un producto resolvió un problema, colócalo en la interfaz de venta.

 No olvides, sin embargo, vigilar que los copies que acompañan estos testimonios sean afines y que aparezcan en un espacio visible.

 ¿El resultado? Una prueba social positiva: tus posibles consumidores se decidirán más rápido por tu producto o servicio basándose en la experiencia de tus clientes satisfechos. 

5. Procura que tu contenido responda a la demanda en tu zona

 Muchos buscan lo mismo, pero no en el mismo sitio.

 Usa tus redes sociales para recoger información relevante de tus compradores, y encontrar una característica que los define localmente. El término que usamos en Manya es “etnografía”. Con ella puedes recoger las consultas comunes que se hacen y abordarlas en tu contenido para mejorar la relevancia local (en buscadores y en redes sociales) y reforzar la lealtad de quienes ya son tus clientes, además.

6. Menciona precios

 En primer lugar, para establecer confianza con tus clientes. Mientras más detallada sea la información, más grande será la seguridad del cliente para contactarte.

 Si no puedes poner los precios, pon rangos.

 Si no puedes colocar rangos, pon planes.

 Además, así seleccionas mejor a quienes, ya conociendo tus precios, se acerquen a ti o a tu fuerza de ventas, ahorrando tiempo.

7. Ten cuidado con los términos técnicos

 Insistir mucho en su uso puede alejar a tu público potencial. En el lenguaje más simple posible, debes dejar claro tres puntos:

    • Tu producto y por qué debe preferirse
    • Lo que hace para facilitar o mejorar la vida del cliente (enfócate en eso que le causa molestias)
    • El proceso exacto de adquisición o de contacto 

 Dejando claros estos tres puntos, ya puedes usar la jerga específica de tu ramo con toda confianza. 

8. Mantente alerta a páginas o a contenido duplicado

 Todavía es muy común que con las migraciones a HTTPS se descuiden los redireccionamientos 301. El contenido duplicado afecta las clasificaciones de búsqueda pues terminan compitiendo entre ellas. Rastréalas regularmente o pídele a tu webmaster que se mantenga al tanto de cualquier contenido duplicado.

9. Vigila la vinculación interna y arquitectura de tu sitio web

 La organización del contenido es casi tan importante como el contenido en sí. Una primera mala experiencia de navegación puede hacer que los usuarios dejen tu página inmediatamente. En Manya, hemos notado que, dado que la mayoría de las veces el contenido de las web está siempre en desarrollo, muchas veces se pierde la noción de qué se debe enlazar y con qué.

 Por ello, asegúrate de que todo lo importante sea siempre fácil de encontrar a través de enlaces internos respetando tu propia línea gráfica y UI KIT. 

 Y no olvides cuidar el 404. Debe ser dinámico para aliviar la sensación de que se está frente a un error y debe derivar siempre a tu home.

 

Estos nueve consejos aplican tanto para páginas grandes como para pequeñas e incluso si ofrecen productos novedosos o ya establecidos en el mercado. 

No puedes crear una estrategia de marketing digital efectiva si primero no tienes una web atractiva, funcional y orientada al usuario. 

Empieza: construye, mide y aprende. No hay más fórmula para el éxito que el trabajo constante. Si no puedes con alguno de los puntos, siempre podemos ayudarte. 

¡Compartir es divertido!

Share on facebook
Compártelo
Share on twitter
Twittealo
Share on whatsapp
Compártelo
Share on linkedin
Compártelo
Share on email
Envíalo

Sobre el autor

Relacionados

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete para recibir lo que te interesa